Iván Escobar / Periodista RV

La pandemia del COVID-19 obligó al mundo a modificar su diario vivir. Los centros escolares en El Salvador no son la excepción, las niñas y los niños, así como adolescentes en 2020, tuvieron que adaptarse para recibir sus clases de forma virtual, modalidad que significó un reto para los estudiantes, padres de familia y docentes. En vacaciones también se tuvo la modalidad virtual en la enseñanza artística. 

El Centro Escolar “Mercedes Quintero”, fundado en 1948, en esta capital, en homenaje a la gran maestra y poetisa “Alma Flor”, como se le conocía en el mundo de las letras a Quintero, tuvo que adaptarse a esta nueva forma de trabajo.

Los niveles de estrés y tensión por la pandemia, llevó a muchos a la preocupación extrema por el temor a contraer el nuevo virus, vivir la experiencia de tener un familiar contagiado o perder a alguien cercano por la enfermedad. Es así que las autoridades de educación salvadoreña, impulsaron en su accionar virtual, y a través de medios oficiales, el programa “Jugando a ser artista”.

Una franja en la cual el objetivo era que, durante el período de vacaciones, tuvieran diferentes tiempos para desestresarse mediante el arte. Los estudiantes de tercero a séptimo grado fueron seleccionados para ser parte del programa, comparte el profesor Luis Mena, quien forma parte del plantel docente de este centro escolar y quien estuvo a cargo del proyecto, en este centro educativo.

Fueron seleccionados en la escuela “Mercedes Quinteros" medio centenar de estudiantes, para formar parte del programa “Jugando a ser artista”, y del cual el maestro Mena se siente optimista de haber cumplido con las metas propuestas en un inicio. 

El proyecto se apoya a través de medios estatales como Canal 10, con transmisiones los días lunes, miércoles y viernes, que son reforzadas por el docente en el transcurso de la semana, a fin de que los estudiantes replicaran los trabajos o manualidades que se presentaban.

Cada estudiante seleccionado por el centro educativo, “recibió un kit de trabajo”, que contenía insumos como: pinturas, pinceles, tirro, capirucho, lápices, lana, papel, barro, yesos, entre otros.

“Todo este material lo verían en las sesiones en televisión y a los estudiantes les correspondía multiplicar lo aprendido”, remarcó el profesor Luis.

Durante 18 sesiones los estudiantes realizaron diferentes manualidades y experimentaron diversas técnicas artísticas como pintura, elaboración de máscaras en hueso, cartón, reciclaje, e incluso elaboración de piscuchas como parte de los juegos tradicionales.

Estefanía Orantes, estudiante del tercer grado de este centro escolar, valora la experiencia como buena, ya que aprendió más sobre los juegos tradicionales, así como el trabajar con barro, y pintar.

Así como estos 50 estudiantes, en otros centros educativos se desarrolló una importante formación artística que contribuye a reducir el estrés de los alumnos, fomentar la creatividad, y saber utilizar los tiempos libres.

Dicho proyecto se realizó entre los meses de diciembre de 2020 y concluyó en enero de este 2021. “La idea era que los estudiantes en sus vacaciones explotarán su creatividad y así fue”, añadió.

El Centro Escolar “Mercedes Quintero” siempre se ha caracterizado en cumplir con los retos que se presentan cada época. Desde su fundación, es una de las escuelas importantes de la capital, y con 72 años de trabajo académico se convierte en referente para muchas generaciones en la capital.

Durante el año 2020, en plena pandemia, desarrolló sus jornadas educativas a través del uso de nuevas tecnologías, e innovando en la presentación y utilización de herramientas virtuales, que involucró a padres de familia, alumnos y la plantilla docente.