El recibir una medalla, placa o pergamino es un reconocimiento en vida al esfuerzo y dedicación de una persona natural o jurídica, en su desempeño a lo largo de la misma, en diversos campos de la actividad: altruista, social, deportiva, cultural, gastronómica entre otros, significa, para quien lo recibe, dejar una huella imborrable en la opinión ciudadana.

La Asociación Tecleños de Corazón desde su fundación en 2003, se planteó reconocer la labor de dichas personalidades e instituciones en los mencionados campos, por ello cuenta entre sus principales ejes de trabajo, otorgar tal reconocimiento desde el año 2007 a la fecha. En la actualidad el equipo de trabajo liderado por el licenciado Orlando Moran Castillo, tiene la dura tarea de excogitar en las áreas mencionadas a sus destacados representantes, los cuales llenan de orgullo y satisfacción nacional e internacional a esta importante urbe.

La semana recién pasada en las instalaciones del Palacio de la Cultura de Santa Tecla, se realizó la decimoquinta edición de la “Orden de Las Colinas”, máximo galardón que otorga la entidad año con año a destacados ciudadanos y empresas, recayendo el presente en la abogada y deportista en la rama de alpinismo Alfa Karina Valle Arrué, así como a la histórica empresa de alimentos Típicos Margoth, en el marco de su 60 aniversario de fundación, la cual ha logrado extender su marca a nivel nacional e internacional.

La licenciada Alfa Karina Valle Arrué, fue reconocida por su titánica proeza en la búsqueda de conquista del Monte Everest con sus 8,848.86 metros sobre el nivel del mar, lo cual le llevó a prepararse durante 6 años, escalando más de 700 montañas a nivel de toda América, lo que le impulsó en 2021, a vivir durante tres meses en un campamento en Nepal, con el objetivo de lograr la meta propuesta, la que debido a inclemencias en el tiempo truncó tal aspiración, logrando escalar hasta los 8,000 metros. Lo intentará en el presente año y para ello continua con su preparación tanto física como mental, a fin de obtener el éxito en tal misión.

Se reconoció la labor empresarial de Típicos Margoth, la cual en este año cumplirá su sexagésimo aniversario de fundación, la que se remonta a 1962, cuando su fundadora y propietaria, Margoth Portillo de Castellanos, deleitó a los salvadoreños y extranjeros con el delicioso sabor de la comida típica.

Doña Margoth originaria del departamento de Chalatenango, se convirtió en tecleña por adopción, emprendiendo su fructífero negocio, en el reconocido Portal de Orozco, en la fecha antes señalada, con la elaboración de las tradicionales pupusas, que le caracterizaron por su sabor único, conocido como Pupusería Margoth, gracias a su emprendedurismo y visión. En 1982, diversificó su menú a distintos platillos típicos y nombró a su restaurante como se le conoce en la actualidad.

En tal sentido, la Asociación Tecleños de Corazón, continuará desarrollando diversas actividades en pro de los más necesitados de la ciudad, con sus diversos programas sociales como “Un día de bendición”, que en diciembre recién pasado, benefició con juguetes a niños de escasos recursos, de igual forma seleccionando a futuros candidatos de dicha presea en el presente año, quienes se harán acreedores de la Orden de Las Colinas 2023, felicidades a los homenajeados del presente año.

Marlon Chicas

Columnista de Edición Cero