Los recuerdos, anécdotas, experiencias hacen titubear a Miguel Ángel Chinchilla. Se agolpan en su cerebro y quieren salir todos, pero el tiempo es la barrera que se lo impide. Poeta, narrador, ensayista, novelista, cuentista, dramaturgo, periodista cultural radiofónico. Su afán literario queda plasmado en diversos periódicos, sea suplementos, colaboraciones o entrevistas. No se detiene allí, editor de la revista Amate, fundador de la Comunidad de Escritores Salvadoreños. Premiado en diversas ocasiones por su trabajo literario. Pero su labor más representativa de su carrera es cuando fusiona la radiodifusión con obras literarias salvadoreñas y mundiales dejando un rastro de ondas culturales que se alargaron durante treinta y cinco años, y que a lo mejor ya no volvamos a escuchar.