Tomado de RT / editado por Redacción RV

La Sala Segunda del Tribunal Supremo de España confirmó el miércoles la condena al excoronel y exviceministro de Seguridad Pública de El Salvador, Inocente Montano, a 133 años de cárcel por el asesinato de cinco jesuitas españoles durante la noche del 15 al 16 de noviembre de 1989 en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.

Además, el tribunal confirma que se trató de "asesinatos de carácter terrorista", por lo que impone penas de 26 años, ocho meses y un día de prisión por cada uno de los delitos.

Montano, de 78 años y con delicado estado de salud, se encuentra encarcelado desde 2017, cumplirá un máximo de 30 años de prisión, límite de cumplimiento de sentencia que impone la legislación española.

Aunque en el fallo de la Audiencia Nacional, ahora confirmado, también se consideró a Montano como autor de los asesinatos de otro jesuita salvadoreño, de la cocinera de la universidad y de la hija de esta, de 15 años, no se le pudo condenar por estos hechos puesto que Estados Unidos no concedió su extradición por esos crímenes.

El tribunal español considera acreditado que los integrantes del Alto Mando de las Fuerzas Armadas salvadoreñas, entre los que se encontraba el condenado, decidieron ejecutar al sacerdote jesuita Ignacio Ellacuría, la persona que de forma más intensa y efectiva impulsaba las negociaciones de paz entre el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el régimen.

Además, los jueces consideran que, siguiendo un plan preconcebido, dieron la orden directa de ejecutar al jesuita, así como a todos aquellos que estuvieran presentes, para no dejar testigos.

Esta ratificación llega cinco meses después de que Montano fuera condenado por la Audiencia Nacional y 32 años después de la matanza que se ha juzgado.