Tomado de RT

El Gobierno de Estados Unidos suspendió el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) con El Salvador, Honduras y Guatemala, firmado por la Administración del expresidente Donald Trump, que permitía deportar migrantes de estos países, según dio a conocer el Departamento de Estado.

En una orden ejecutiva, el presidente Joe Biden permite dar los "primeros pasos concretos" para lograr mayor "colaboración" con sus socios regionales en aras de la migración "ordenada, segura y humana", señaló el secretario de Estado, Antony Blinken en el comunicado.

El anuncio se refiere a la cancelación del acuerdo también conocido como "tercer país seguro", que tenía la intención de que los migrantes centroamericanos solicitaran asilo en los países considerados "seguros", y no en la frontera estadounidense.

"De acuerdo con la visión del presidente, hemos notificado a los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras que Estados Unidos está tomando esta acción a medida que comienzan los esfuerzos para establecer un enfoque cooperativo y mutuamente respetuoso para gestionar la migración en la región", explicó Blinken.

La jornada anterior Guatemala ya anticipó que Estados Unidos había puesto fin a dicho tratado migratorio firmado en julio de 2019. La iniciativa de Biden fue recibida con "beneplácito" por parte del Gobierno del mandatario guatemalteco, Alejandro Giammattei.

Abordar las causas

Blinken también dejó claro que, "estas acciones no significan que la frontera de Estados Unidos estará abierta" y recalcó que todos "aquellos que intentan emigrar de forma irregular se están poniendo a sí mismos y a sus familias en riesgo".

"Abordaremos las causas profundas de los desplazamientos forzados y la migración irregular, entre otras cosas combatiendo la corrupción y la impunidad, cumpliendo nuestras obligaciones de proteger a los refugiados y trabajando en colaboración con nuestros socios para promover las oportunidades y la prosperidad de las personas y las comunidades de toda la región", agregó el funcionario.

El anuncio se produce semanas después de que una caravana de migrantes que partió de Honduras rumbo a Estados Unidos fuera detenida en Guatemala. En esa multitud, se encontraba población vulnerable que ha sido golpeada por la situación económica e incluso niños que emprendieron el peligroso viaje solos.

Esta misma semana también se dio a conocer que la Administración del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, destinará 4.000 millones de dólares a Honduras, El Salvador y Guatemala en concepto de ayuda para atender la migración.