Caracas /  VTV

Estados Unidos anunció su intención de reintegrarse de nuevo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, marcando una ruptura con el gobierno del expresidente Donald Trump, que abandonó el organismo en 2018 acusándolo de hipocresía.

El nuevo presidente Joe Biden “dio instrucciones al Departamento de Estado para que se implique de forma inmediata y contundente” en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, Anthony Blinken, en un comunicado, reseña AFP.

No obstante, Blinken dijo saber que el Consejo “es un órgano lleno de defectos, que necesita reformar su programa, sus miembros y sus prioridades, incluida la atención desproporcionada que presta a Israel”.

Pero “para poder hacer frente a las deficiencias del Consejo y garantizar que cumpla su mandato, Estados Unidos debe estar presente en la mesa y hacer uso de todo el peso de nuestro papel de punta de lanza en materia diplomática”, subrayó.

Entretanto, el encargado de negocios de Estados Unidos, Mark Cassayre en un mensaje pregrabado que se transmitió en una reunión del Consejo, afirmó que “la mejor forma de reformar y mejorar el Consejo es trabajar con él”.

Estando de nuevo “alrededor de la mesa, queremos asegurarnos de que [el Consejo] pueda cumplir su papel” en “la lucha contra la tiranía y la injusticia”, destacó.

La diplomacia suiza se congratula de la decisión, y Julian Braithwaite, embajador del Reino Unido ante la ONU en Ginebra, considera que el Consejo será más fuerte.

La poderosa Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) saluda también la reintegración, señalando que la “credibilidad” del nuevo gobierno dependería de su capacidad para “pasar de la palabra a los hechos para promover los derechos humanos en Estados Unidos y en el extranjero”.