Tomado de RT

El candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, se impuso en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Chile con casi el 56 % de los votos, habiéndose registrado un 99,96 % de mesas escrutadas a nivel nacional, según los datos provisorios publicados por el Servicio Electoral (Servel) cerca de la medianoche. 

De esta forma, el político de izquierda está obteniendo más de once puntos de ventaja sobre el postulante de extrema derecha, José Antonio Kast, quien acumula más del 44 % de forma parcial. 

En la Región Metropolitana, principal escenario del último estallido social que motivó la creación de una asamblea constituyente, el izquierdista está superando el 60 %. En cambio, en la Región de la Araucanía, caracterizado por la tensión entre colectivos mapuches y las fuerzas de seguridad, se impone Kast con un 60 %.

Por el momento, se han contabilizado los sufragios válidos de 8,2 millones de personas en todo el país, y las tareas de conteo avanzan a buen ritmo. De ese total, 4,6 millones eligieron a Boric, convirtiéndolo en el mandatario electo más votado en toda la historia, mientras que 3,6 millones apoyaron a su rival.

Kast felicita a Boric por "su gran triunfo"

Con la mitad de los votos registrados, Kast publicó en redes sociales una felicitación para Boric, reconociendo "su gran triunfo" en la votación: "Desde hoy es el presidente electo de Chile y merece todo nuestro respeto y colaboración constructiva", expresó. 

Minutos más tarde se expresó desde el centro de campaña, frente a cientos de simpatizantes. "Hemos vivido tiempos increíbles, hemos recuperado la fe y la esperanza. Hoy día podemos decir que Chile ha ido reconstruyendo parte de su historia", sostuvo ante los micrófonos. "Todos somos solamente pequeños servidores de una causa mucho mayor: Chile", concluyó. 

Así, luego de que Kast reconociera la derrota, todas las miradas estaban puestas en las declaraciones de Boric, quien lanzó una publicación en Twitter con una señal de triunfo: "Somos unidad. Somos esperanza. Somos más cuando estamos juntos. ¡Seguimos!", enfatizó. 

Unas horas más tarde, frente a una multitud, el jefe de Estado electo más joven en la historia de Chile, con 35 años, expresó: "Seré el presidente de todos los chilenos y chilenas". Pensando en su programa de gobierno, adelantó que "crecimiento y distribución justa de la riqueza, van de la mano".

"Una de las participaciones más altas de los últimos tiempos"

Asimismo, el actual mandatario del país sudamericano, Sebastián Piñera, también felicitó al dirigente izquierdista. En su discurso desde el Palacio de la Moneda, el presidente saliente le deseó "el mayor de los éxitos en su próximo Gobierno". Igualmente, agradeció "el valioso aporte que hizo José Antonio Kast durante esta campaña". Además, Piñera contó que se comunicó con ambos candidatos, "como corresponde en una república", señaló. 

Previo a la votación, uno de los principales desafíos de la democracia local era reducir los altos índices de ausentismo que hay en cada elecciones. "Hoy han votado más de ocho millones de chilenos", remarcó Piñera, siendo "una de las participaciones más altas de los últimos tiempos". Para esta jornada, más de 15 millones de personas estaban habilitadas, lo que significa que votó más de la mitad del padrón, superando el 47,6 % de participación que hubo en la primera vuelta. 

Celebración en las calles

Tras conocerse la victoria irremontable, miles de personas salieron a las calles desde la tarde para celebrar el triunfo de Apruebo Dignidad, el movimiento que aglutinó las demandas expresadas en las protestas del 2019. 

En la capital del país, los simpatizantes de Boric se manifiestan sobre la avenida Alameda. Entre ellos, hay banderas del pueblo mapuche y del orgullo homosexual. 

En la comuna de Concepción, se celebra al grito de "el que no salta es 'pako'", como se apodan a los Carabineros. Se trata de un cántico típico del estallido social que inició hace dos años. 

El festejo se extiende en distintos puntos de Chile. Al norte del país latinoamericano, en la Región de Antofagasta, se registra otra celebración masiva, replicada en varias urbes. 

Primer discurso del presidente electo

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, brindó su primer discurso luego del triunfo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, al imponerse sobre el candidato de extrema derecha, José Antonio Kast.

El referente de la alianza Apruebo Dignidad se expresó desde un escenario junto a la avenida Alameda, en la capital del país, frente a miles de simpatizantes.

Al inicio de su alocución, el dirigente mostró su gratitud, destacando a los movimientos de mujeres y su lucha para conseguir "el derecho a decidir sobre su propio cuerpo". Además de las feministas, Boric saludó con alegría a las disidencias sexuales del país, afirmando que "serán protagonistas" del nuevo Gobierno. En ese tono, subrayó que "la no discriminación será fundamental" durante su gestión.

Incluso agradeció a sus adversarios políticos, principalmente a Kast: "Pese a las diferencias, sabremos construir puentes", expresó. De hecho, Boric tuvo un mensaje conciliador, en un país muy fragmentado. "Seré el presidente de todos los chilenos y chilenas", enfatizó. "A quienes no concurrieron a votar, vamos a estar ahí para ustedes", agregó. 

"Crecimiento y distribución justa de la riqueza van de la mano"

Igualmente, el dirigente surgido de las protestas estudiantes de las últimas décadas, dijo que Chile nunca debería volver a tener "un presidente que le declare la guerra a su propio pueblo". En ese tono crítico, se refirió a las violaciones a los derechos humanos cometidos por las fuerzas de seguridad: "No a la impunidad".

De cara a lo que viene, el presidente electo de 35 años, el más joven en la historia de Chile, plantea un programa de distribución de mayor equidad social, "igualando hacia arriba". Sobre ello, dijo que "crecimiento y distribución justa de la riqueza van de la mano". 

Boric, quien apoyó desde el inicio la asamblea constituyente, pronunció varias de las consignas presentes durante aquellas protestas iniciadas en el 2019: "Que los derechos sean derechos, y no bienes de consumo, no negocio", indicó. 

Continuando con las proclamas constituyentes, el próximo mandatario prometió "una nueva relación con los pueblos originarios", mientras las banderas mapuches flameaban desde el público. Esta declaraciones se producen después de varias semanas de enfrentamientos entre las comunidades indígenas y las fuerzas de seguridad, al sur del país, tras haberse declarado el estado de excepción. 

"Con nosotros a La Moneda, entra la gente"

El izquierdista dedicó varios minutos de su exposición al medio ambiente, remarcando el "no a Dominga", un proyecto minero ubicado en la norteña Región de Coquimbo. A su criterio, esta clase de proyectos tienen un serio impacto en la naturaleza y los lugareños: "No podemos mirar para otro lado", manifestó. 

Con esa línea, destacó el sentido popular de su próxima administración: "Con nosotros a La Moneda, entra la gente". De hecho, prometió mayor participación ciudadana en la toma de decisiones, y consideró que la asamblea constituyente "es motivo de orgullo mundial". 

A su vez, Boric dijo que será un presidente "que cuide la democracia, no que la exponga, que escuche más de lo que habla", prometiendo lanzar una política "que combata los privilegios de unos pocos".

Al concluir, llamó a su electorado a "celebrar con tranquilidad".