Tomada de BBC News Mundo

Centenares de manifestantes, muchos de ellos encapuchados, tomaron brevemente y prendieron fuego a oficinas del Congreso de Guatemala este sábado.

Rompiendo las puertas de ingreso y algunas ventanas, los manifestantes lograron entrar en la sede del Legislativo, donde causaron diversos destrozos antes de ser desalojados, al cabo de unos minutos, por la acción de efectivos de la policía.

El ingreso al Congreso ocurrió en momentos en los cuales no había legisladores presentes. No hubo reportes de heridos ni fallecidos de forma inmediata.

El incidente se produjo en el contexto de una manifestación organizada por artistas y distintos colectivos en contra del presupuesto nacional para el año 2021, que fue aprobado esta semana por la mayoría oficialista en el Congreso.

Los críticos del proyecto de ley fiscal afirman que este fue negociado sin la necesaria transparencia, que compromete la disciplina fiscal requerida para mantener la estabilidad macroeconómica y que no responde a las verdaderas necesidades del país.

El presidente Alejandro Giammattei prometió castigo para los responsables de la irrupción en la sede del Legislativo.

"Reitero que se tiene el derecho de manifestar conforme la ley. Pero tampoco podemos permitir que se vandalice con la propiedad pública o privada. Al que se le compruebe su participación en estos hechos delictivos les caerá todo el peso de la ley", escribió en su cuenta de Twitter.

Cerca del Congreso, en la Plaza de la Constitución, miles de personas se manifestaban contra el presupuesto. Ahí la policía antimotines accionó bombas lacrimógenas, informó el diario Prensa Libre.

La tarde del viernes, Giammattei realizó una comparecencia en la que defendió el presupuesto de 2021, argumentando que representa un menor endeudamiento que el de 2020 y dijo que no lo vetará.

Las autoridades guatemaltecas están presionadas para aprobar las nuevas cuentas fiscales antes del próximo 30 de noviembre pues, de lo contrario, entrará en vigor automáticamente un presupuesto similar al de 2020.

La crisis en torno al presupuesto también ha dejado a la vista las fracturas dentro del Ejecutivo guatemalteco, luego de que este viernes el vicepresidente Guillermo Castillo hizo público su desacuerdo y le pidió a Giammattei que vete la ley fiscal.

"Con mucha claridad le he manifestado al presidente que las cosas no están bien", dijo Castillo, quien ha propuesto que él y Giammattei presenten juntos sus renuncias ante el Congreso.